"mosaic mural of a typewriter with water overflowing from it"
#dalle2 #openai


Una de mis frases favoritas es de Ernest Hemingway en dónde dice: «No hay nada especial en escribir. Todo lo que haces es sentarte ante la máquina de escribir y sangrar.»
Escribir es como llorar.
Hay días en los que las palabras se derraman de mis dedos incontrolablemente. Las oraciones se hilan entre sí, lo quiera o no. Hay veces en las que escribir es desordenado, doloroso, violento pero aún natural y humano.
Otros días, mis dedos se quedan secos. Miro la hoja en blanco desesperadamente intentando poner mis sentimientos en palabras, queriendo escribir y sabiendo que me sentiré mejor si lo hago. Siento como si hubiese perdido un pedazo de mí, un pedazo de mi personalidad.
Escribir y sangrar es una buena comparación. 
Pero el hecho es, que la sangre fluye libremente de una herida.
Las lágrimas no son tan prometidas.
Y tampoco, a veces, las palabras.